Libro: Respira (Natividad Jiménez)

portada_respira_2013

¿Crees que respirar es importante? · ¿Has escuchado hablar del poder de la respiración? · ¿Te asusta, aunque sea un poquito, respirar a tope? · ¿Te has fijado en la conexión que existe entre tu respiración, tus pensamientos y tus emociones? · ¿Has observado la relación entre la forma en que respiramos y cómo vivimos nuestra vida? · ¿Te parece importante aprender a gestionar tus emociones? · ¿Crees que la forma en la que piensas influye en tu vida?
Si estas preguntas despiertan tu curiosidad, ¡este libro es para ti! ¡¡Y para ti, también!!

“Se pueden modificar los estados emocionales y físicos solo con cambiar la pauta respiratoria.”
Wilhem Reich.

ÍNDICE
Prólogo, por Bob Mandel
Introducción
Parte I: ¿Por qué y para qué respirar?
Capítulo1:  El principio
Capítulo 2: La Respiración y lo físico
Capítulo 3: El gran transmutador de las emociones
Capítulo 4: La Respiración Consciente y Conectada
Capítulo 5: Rebirthing o Renacimiento
Parte II: Algunas prácticas respiratorias conscientes
Introducción
Capítulo1:  Ejercicios básicos de respiración consciente y conectada
Capítulo 2: Ejercicios con propósitos más específicos
Capítulo 3: Prácticas respiratorias avanzadas
Capítulo 4: Ejercicios para mujeres embarazadas
Capítulo 5: Los niños y la respiración
Apéndice A: Plan de acción para siete días
Apéndice B: Las afirmaciones
Apéndice C: Índice de ejercicios de respiración
Apéndice D: Relación de renacedores profesionales
Bibliografía
Índice de términos


Entrevista a: Natividad Jiménez
La Clave Oculta – El poder de la respiración


Introducción
Respirar era para mí una de esas cosas que había hecho siempre. Sabía hacerlo. No tenía ninguna necesidad de cuestionar mi respiración. Daba por hecho que yo, al igual que todas las personas, respiraba. Sin más.
En 1990 me diagnosticaron «colon irritable», el que era mi marido se fue con otra mujer, perdí mucho pelo y mucho peso, sentía que mi vida no tenía sentido. Estuve veinte días encerrada en mi casa sin comer, sin dormir, llorando, solo bebía agua y leche. Todavía no había alcanzado la treintena, pero me sentía vieja, pensaba que nadie me volvería a querer, me daba lo mismo morir que vivir.
Mis creencias me estaban matando. Y yo no cuestionaba mis creencias. Las daba por ciertas. Eran parte de mí. De hecho, no distinguía entre mis creencias y quien yo era. Aunque era licenciada en matemáticas y ya daba clases en la Universidad, mi educación emocional era nula y me consideraba atea, aun habiendo estudiado en un colegio de monjas, donde me formaron en el catolicismo.
Toda mi vida se estaba colapsando. Y, desde luego, no se me ocurrió pensar que ese iba a ser uno de los mejores tiempos de mi vida, una etapa donde iban a producirse cambios tan trascendentales que me transformarían por completo y que me llevarían a descubrir la maravillosa magia de esta espectacular vida.
La respiración ha sido una de las claves más importantes de este nuevo entendimiento. Por eso, creo sinceramente que el mejor consejo que te puedo dar ante cualquier situación que estés viviendo es: ¡RESPIRA!
Mi propósito al escribir este libro es contagiarte de mi amor hacia la respiración y ofrecerte una aproximación al trabajo con la respiración, y concretamente al Rebirthing o Renacimiento, para que te decidas ya a incluir hábitos respiratorios sanos y conscientes en tu vida.
Este libro no pretende ser una guía científica ni un relato para estudiosos del sistema respiratorio. Tampoco pretende ofrecer las bases para el desarrollo de una teoría de la Respiración perfecta, pues sé que no existe una forma perfecta de respirar. Existen momentos diferentes en la vida de cada persona única, y formas distintas de respirar más adecuadas para cada situación específica. De hecho, creo que si pudiéramos eliminar el miedo de la mente de las personas y les permitiéramos respirar, y respirar libremente, encontrarían por sí mismas la mejor forma de respirar para cada ocasión.
Escribo este libro porque quiero transmitir mi experiencia con la Respiración durante los últimos veintidós años. En primer lugar, he utilizado mi cuerpo como laboratorio de mi experiencia con la respiración, y en segundo lugar, he tenido el honor de acompañar a miles de personas en sus experiencias respiratorias, tanto en trabajos individuales, como grupales.
Me encantaría que, mientras lees este libro, te mantuvieras muy consciente de tu respiración. Sería estupendo si cada vez que te dieras cuenta, recordaras lo importante que es respirar y te tomaras varias respiraciones profundas.
Cuando empecé a escribir, me surgió la duda de si debía referirme al/a lector/a como «usted» o como «tú». He decidido dirigirme respetuosamente a ti, tal y como lo hago habitualmente, y no a usted, pues quiero poder estar cerca de ti cuando lo leas. Me gustaría que pudieras sentir mi presencia a tu lado, como si yo te estuviera hablando directamente a ti, porque este libro lo he escrito para ti, que lo estás leyendo.
Creo que no existen las casualidades; así que si este libro está en tus manos, seguro que contiene algo importante para ti. Si algo de lo que digo no te gusta o no lo compartes: ¡No pasa nada! ¡Sigue leyendo, por favor! Seguro que hay algo que te puede servir. La respiración y lo que ella me ha mostrado de mí misma y de la vida no solo me ha salvado, sino que me ha colocado en un lugar de aprendizaje espectacular que nunca antes había soñado. La respiración me ha brindado una paz y una dicha que fluyen de mi interior y que, aunque a veces se nublen un poco mientras aprendo las lecciones que la vida sigue enseñándome, sé que son mías y sé cómo volver a encontrarlas.
¡Por tu paz y por tu dicha!

 

 

Deja un comentario