En la presente página te ofrecemos un espacio para introducirte en el tema fundamental con el que trabajamos en la Escuela. Pincha sobre los siguientes enlaces para más información:

SOBRE LA RESPIRACIÓN

¿QUÉ ES EL REBIRTHING O RENACIMIENTO?


Aquí te ofrecemos la posibilidad de realizar unas prácticas respiratorias.
Deseamos que disfrutes de ellas y les saques el máximo provecho.

UN EJERCICIO DE RESPIRACIÓN PARA EMPEZAR

Una práctica respiratoria, con sonido

Pincha aquí para respirar con más personas del Planeta


Si deseas ampliar esta información puedes visitar la página dedicada a ESCRITOS, donde encontrarás material complementario y un listado con una amplia bibliografía.
Por supuesto, estamos también a tu disposición por si quieres hacernos alguna sugerencia o pregunta. Muchas gracias.

SOBRE LA RESPIRACIÓN

En el mundo occidental hemos dado por hecho que sabíamos respirar, simplemente porque nuestro cuerpo respira. Sin embargo se ha comprobado que podemos tomar hasta 3,5 litros de aire con cada inhalación y que la mayoría de las personas no entrenadas inspira tan sólo un medio litro de aire.

Y parece que esto es un hábito que venimos arrastrando desde hace unos siglos. Según cuentan, cuando los misioneros llegaron a las islas Hawaianas, los nativos los llamaron “haoles”, que significa “gente que no respira”. Parece que en aquella época los hawaianos utilizaban la palabra “ohana” con el significado de “personas que respiran juntos”.

Históricamente, las culturas han concedido gran importancia a la respiración, lo que se reflejaba en el lenguaje que utilizaban. Esto se puede constatar entre los aborígenes de Australia occidental, los indígenas americanos de California, los aborígenes de Groenlandia, los semínolas (o primitivos habitantes de la Florida), los romanos, y un sinfín de otros pueblos.

Un fenómeno muy curioso y muy común es encontrar relaciones estrechas entre las palabras respiración y espíritu, algo que ocurre hoy en día en el propio español con “inspirar” o en el inglés con “inspiration”.

Hubo escuelas de respiración en Persia, Arabia, Egipto, Grecia, Roma,... pero entre todas las tradiciones culturales antiguas son la tibetana, la china y la hindú las que ejercen más influencia hoy en día.

Tradicionalmente, las distintas prácticas respiratorias se orientaban hacia tres objetivos distintos:

1.  Para purificar los sentidos, física y espiritualmente y para explotar su potencial.

2. Como un mecanismo que despierta la fuerza sanadora del propio individuo.

3. Con fines religiosos, para alcanzar estados trascendentes y tomar contacto con otras dimensiones de la realidad.

Así, las enseñanzas de los místicos tibetanos advierten que: “El hábil control de la respiración vence la pasión, la ira y los deseos carnales, permite alcanzar la serenidad, prepara la mente para la meditación y despierta la energía espiritual”. (pag.159, Gunnel - véase en la bibliografía) y también nos dicen que “El resultado más importante de la práctica con la respiración es comprender que el proceso de respirar es el vínculo que une lo consciente con lo subconsciente, material tosco y material sutil, funciones voluntarias y no voluntarias, y por lo tanto, la expresión más perfecta de la naturaleza de toda la vida” (extraído de Govinda: “Fundamentos de la mística tibetana”).

En la India, la respiración consciente tuvo gran desarrollo en las diversas escuelas de Yoga y en el Ayurveda (medicina tradicional hindú). Según dicen, en las escrituras védicas se habla de unas 2.400 técnicas de respiración, con diferentes propósitos cada una de ellas.

Yogui Ramacharaka (en “Ciencia Hindú Yogui de la respiración”) comenta como “Reconocidas autoridades han establecido que, si una generación de personas respira correctamente, podría regenerar la raza, y la enfermedad sería tan poco frecuente que constituiría una curiosidad. Tanto si se observa desde Occidente como si se observa desde Oriente, la conexión entre la respiración correcta y la Salud está a la vista y es fácil de explicar”.

La principal técnica respiratoria de la tradición china se denomina Chi Gong, donde chi significa “vital” y Gong “ejercicio”. Esta práctica se conoce tradicionalmente como el “método para eliminar la enfermedad y prolongar la vida”.

Los chinos han desarrollado un conjunto de técnicas de respiración muy sofisticadas, cada una con un propósito específico y con el nombre del efecto que se pretende alcanzar. Dividen el efecto de la respiración en tres categorías: los efectos del cuerpo, de la psiquis y en el espíritu.

Otro dato interesante acerca de la respiración, y que contribuye a la tesis de que “respirar es sano” lo constituye el hecho de que la respiración realiza el 70% de la función excretora, lo que quiere decir que el 70% de las toxinas (físicas, emocionales y mentales) de nuestro cuerpo se pueden eliminar a través de la respiración... y esto ayuda a crear SALUD.

En la actualidad existen diferentes métodos que incluyen a la respiración como elemento esencial dentro de sus prácticas, como son el yoga, el chi-gong, el tai-chi, las clases de canto, el aprendizaje con instrumentos musicales de viento, los deportes, el submarinismo, la terapia reichiana..., pero las siguientes técnicas se concentran especialmente en la respiración:

 Respiración holotrópica, desarrollada por Stanislav Grof.
• Terapia de renacimiento de Frank Lake (Inglaterra)
  Respiración holorénica.   Dtor. Josep Mª Fericgla
 Rebirthing o Renacimiento, de la que obtendrás más información en la próxima sección de esta página web.


¿QUÉ ES EL REBIRTHING O RENACIMIENTO?

Es un poderoso instrumento de desarrollo personal que utiliza la respiración circular-consciente y el pensamiento creativo como elementos fundamentales del trabajo.

Desarrollado inicialmente por Leonard Orr, hacia 1.974, fue rápidamente extendido por el planeta gracias a su trabajo y al de otros pioneros como Sondra Ray y Bob Mandel, entre otros.


El objetivo de esta práctica es adquirir un hábito respiratorio sano, que nos permita oxigenar bien nuestro cuerpo. Con ello:

1. Nos beneficiamos de manera obvia a nivel del cuerpo físico.
2. Aprendemos a manejar nuestras emociones (como el estrés, la angustia, ansiedad, tristeza...) y dejan de dominarnos.
3. Tomamos consciencia de nuestros pensamientos y comenzamos a modificar, a nuestra voluntad, aquellas estructuras mentales que nos han limitado e impedido realizarnos, muchas veces durante años.
4. Experimentamos más vitalidad y gozo en nuestra vida.
5. Se empieza a restablecer la armonía natural entre cuerpo, mente y espíritu.

Es especialmente útil si tu vida está en transición, en un período de cambio, o si estás buscando más satisfacción o resolución en cualquier área de tu vida

Por mi experiencia el renacimiento viene muy bien para convivir con nuestras emociones, para casos de insomnio o de asma, interesante en momentos de cambio (separaciones, cambio de estado civil, de domicilio, muertes de familiares...), cuando se mueve en nuestra vida aquello que es conocido y nos adentramos en zonas de "miedo". También resulta muy conveniente para simplemente meditar y entrar en estados de paz e, incluso, de éxtasis. ¡Yo disfruto mucho con mi respiración!

 

Visita la página de las ACTIVIDADES y en ella encontrarás información detallada de la práctica, en los apartados dedicados a las sesiones individuales

Volver arriba